30.10.12

COMO UN SEBASTIAN



Un poema de Juan Cobos


Semejando una hamaca de pino a pino tiende un arco iris.
Y reclinado en él, semidormido en la cómoda curva,
deja que el Sol trabaje libremente en sus ojos.

Una armadura con volutas rizadas, clavellinas
igual a perfectas escamas superpuestas, protege
la pureza del mártir ritual alzado a gótico.

El sol trabaja en el recuerdo o lo finge.
Ahí tu casa. Las ventanas vigilan encendidas aún.
Las escalinatas breve, mármol en media luna
los peldaños se abren al jardín. Amas
el suelo no celebrado en plantas exquisitas,
hojarasca, brezos únicamente. Alto cendal
y rojos celofanes para entrever, desnudo
casi presocrático, el crepúsculo:

es púrpura su piel como la de Sebastián acribillado.



No hay comentarios: